Ya no queda ningún atisbo de duda, Dwayne Johnson es nuestro nuevo Arnold Schwarzenegger. Ya le hemos visto en cintas de acción, en especial en G.I. Joe La Venganza y la saga de A todo gas, dónde deslumbra, pero con esta película demuestra de una vez por toda que sabe reírse de sí mismo y tiene una chispa cómica que espero que exploten con la misma efusividad que con su cariz más de acción.

Y es que pocos actores de acción se atreven con la comedia y salen bien parados. En muchos casos por culpa del proyecto más que de ellos mismos. El ejemplo más reciente de éxito (A parte de Dwayne) ha sido Chris Hemsworth en Cazafantasmas. En ambos casos tenemos a dos actores de acción que demuestran muy buena mano con la comedia y sabiendo reírse de ellos mismos.

Vayamos a la película de todos modos. Tiene un comienzo muy crudo, me resulta muy divertido ver la recreación digital del joven y orondo Dwayne, pero todo lo que involucra al instituto en 1996 me revuelve las tripas. Sé que esta hecho a propósito para que empaticemos en el acto con el personaje de Bob (Dwayne) y veamos porque idolatra a nuestro otro protagonista, Calvin. Sin embargo me pone de muy mal humor, ver todo un instituto riéndose del pobre Bob, y que absolutamente nadie (Ni profesores, ni alumnos, salvo Calvin y su mujer) haga nada por Bob.

Son todos una panda de despreciables *Censurado por el bien de la salud pública* y me deja de muy mala leche al terminar. Cumple su función, eso no se lo puedo negar.

Después de esa escena tan cruda nos metemos de lleno en una trama de acción desenfadada que trata de emular el estilo Bourne con una trama siniestra, traiciones y dobles juegos a lo largo de su hora y media de duración. No encontraréis aquí ningún misterio, salvo que entréis al juego de la película y pongáis el cerebro en modo electroencefalograma a raya discontinua. Se ve venir quien es el malo a la legua. Pero la película no esta interesada en esconderlo, más bien te lo escupe a la cara para que disfrutes del viaje y no te preocupes del misterio.

Eso si que lo hace bien, el viaje es una montaña rusa. La comedia funciona muy bien, puede que algún chiste no haga gracia pero es normal, están lanzando una ráfaga continua de multitud de chistes para contentar a todo tipo de gustos. Es muy difícil que esta película no te haga reír.

Otro punto fuerte son sus escenas de acción. Me han impresionado lo bien hechas que están. Rebosan ingenio, en ciertos aspectos me han recordado a Cazafantasmas, usan la imaginación lo máximo posible. ¿No podemos reinventar un tiroteo al uso? Pues vamos a hacer uno especial. La secuencia de la oficina es prueba suficiente, con Bob usando elementos de los despachos como los cartuchos de impresora o ¡UN PLATANO! para pelearse con los malos.

Es una ráfaga de aire fresco que se recibe muy bien, sobre todo después de ver que Escuadrón Suicida teniendo superheroes prefirió optar por los tiroteos más sosos de la historia de la humanidad.

Sin embargo su mayor virtud es su pareja protagonista. Bob y Calvin tienen una química que me recuerda a Arma Letal pero hipervitaminada y llevada al absurdo. Caen muy bien desde el primer momento y no los abandonas en ningún momento hasta que empiezan los títulos de crédito.

Hablando de títulos de crédito, ¡Han vuelto las tomas falsas! ¿Las recordáis de películas como El Profesor Chiflado? Pues han vuelto, y no en forma de chapas, y resultan muy divertidas. Solo lo comento para que esperéis antes de salir de la sala.

Para terminar tengo que comentar el cameo que nos aguarda en un punto de la trama (No diré cuál ni quién es) que me ha encantado y deja la puerta abierta a una secuela dónde ese cameo cobre más protagonismo.

Me ha encantado y estoy deseando repetir con ella. Un solido siete y medio.

Aquí podéis haceros con ella si aun no la tenéis en vuestra biblioteca.

Un Espía Y Medio (BD) [Blu-ray]