Aquí traigo otra secuela deseada. La continuación de Aliens. El Regreso. No estoy haciendo trampas por saltarme las dos siguientes, ahora entenderéis porque.

La película empezaría con la escena de la muerte de Ripley en Alien 3 y con el descenso a la Tierra de Alien Resurrection. Justo en el final de este prologo iniciaría esta película, con Ripley dentro de un tubo, suspendida en un líquido amarillento. Estaría rodeada de maquinaría y equipos militares en una sala gigantesca que esta construida alrededor del tubo.

Ripley ha pasado los últimos cuarenta años en un coma inducido, suspendida en Jalea real de la Reina Alien. ¿El motivo?

La Sulaco al llegar al espacio terrestre fue asaltada por los marines coloniales ante la señal de socorro que emitía de forma constante. Lo que encontraron fueron dos facehugger que infectaron a dos marines. Cometieron el error de tratar de arrancarlos lo que acabo con uno de los infectados muerto y con un boquete en el fuselaje de la nave que casi mata al resto del grupo y que los separa del otro infectado.

Los supervivientes encuentran a Ripley, Bishop, Hicks y Newt en estado de hibernación. Los sacan de la nave sin poder encontrar a su compañero perdido. Al regresar con un grupo mayor se encuentran con una sala llena de huevos, su compañero ha muerto y una Reina ha salido de él.

No regresa nadie de esa misión. El gobierno decide dejar en hibernación a los supervivientes de la Sulaco mientras los examinan, para evitar más casos de impregnación. En ese periodo descubren que Ripley está conectada de alguna forma a la mente colmena de los xenomorfos. Despiertan a Bishop para que les cuente lo ocurrido, así como a Newt y Hicks para atenderlos, pero dejan a Ripley en la cámara.

Pronto son capaces de “ver” el pensamiento de la colmena y de la Reina a través de las señales cerebrales de Ripley. Poco a poco la Sulaco se convierte en un nido, los equipos de exterminio solo le dan más pretorianos a la Reina. Hicks insiste en que tienen que destruir la Sulaco pero el gobierno de la Tierra se niega. El Xenomorfo es demasiado útil. Hicks es arrestado y queda internado en un calabozo cerca de Ripley, en la misma estación espacial, como informador de primera mano del nido.

Newt por su parte prefiere entrar en el ejercito y tratar de destruir la Sulacco desde dentro, aprovechando los motores de la nave.

Los años pasan y los Xenomorfos se vuelven más agresivos, inteligentes y voraces al quedarse sin espacio en la nave. Lanzan ofensivas contra las estaciones de contención que orbitan alrededor de la Sulacco.

Esto lleva a los científicos a intensificar la señal de Ripley usando la Jalea real de la propia reina. Esto tiene un efecto devastador pues corrompe a la propia Ripley, que empieza a soñar con Alien Resurrection y siente como se siente cada vez más alienigena. Esto se debe a que la jalea real trastoca todo su ser, pero los científicos no hacen nada pues notan como la señal se amplifica y son capaces de predecir mucho mejor los ataques del nido.

No tienen en cuenta que la conexión va en dos direcciones y al impregnar de jalea a Ripley la hace más visible ante la Reina que se percata al fin de la fuga de información. La aprovecha lanzando información falsa que termina con la estación en la que esta Newt conquistada por los Xenomorfos y la estación de Hicks y Ripley dañada.

Hicks aprovecha este ataque para escapar de su celda y equiparse. Rescata a Ripley de su coma inducido y la lleva a rastras hasta una nave de desembarco con la que alejarse de la zona de peligro mientras la pone al día. Pasan un par de días en la nave planeando que hacer. Les gustaría huir y olvidarse de todo pero no pueden. Hicks necesita destruir de una vez el Nido, y Ripley no puede dejar atrás a Newt.

En ese tiempo Ripley se da cuenta y aprende que la conexión con la Reina sigue estable y puede bloquearlo y observar al mismo tiempo. Los cuarenta años en coma le han enseñado a controlar ese acceso a la colmena y por ello sabe que Newt sigue viva, cautiva en el centro de la Sulacco. La Reina le esta tendiendo una trampa para eliminar el único punto vulnerable de todo el nido.

Hicks accede a volver a la Sulacco pasando por una estación para reponer armamento y entrar lo más preparados posibles cuándo detectan una señal en la instrumentación. El sistema de alerta indica que se aproxima una nave, sin embargo no ven ninguna. Ripley siente el miedo de la Reina, un pánico atávico en lo más profundo de su ser de algo muy peligroso.

Se detienen a medio camino de la Sulacco desconectando todo cuándo ven  como las estaciones que aun permanecían activas comienzan a estallar. Un pulso de energía colisiona contra ellas, una a una. Cuándo solo quedan restos aparece sobre la Sulacco una nave diez veces más grande de un diseño alienigena.  Una docena de naves diminutas son lanzadas de la nave alienigena hacia la Sulacco.

Ripley vuelve a sentir el miedo y la furia de la reina y decide aprovechar que su atención esta en los otros alienigenas para entrar en la nave con Hicks y rescatar a Newt.

Se adentran en un nido completo, no queda nada de la estructura original. Van con equipos de vacío pues si disparan sin apuntar bien provocaran una descompresión y dejarán el pasillo sin aire. Se enfrentan contra una horda tras otra de xenomorfos descontrolados. A mitad de camino comienzan a escuchar ruidos desconcertantes, ven pasillos totalmente derretidos.

En un pasillo cerca del fuselaje ven como una pared ha estallado con marcas de quemaduras que no son del ácido. Ripley siente a la Reina y entiende que son obra de los otros alienigenas. Ven que no pueden llegar al deposito de la Reina cuándo se encuentran de frente con Newt que se había escapado aprovechando el revuelo y se había hecho con algunas armas que quedaban de la armería de la Sulacco.

Juntos tienen que buscar otra ruta de vuelta a la nave de escape al no tener otro traje de vacío para Newt y no poder regresar por las zonas abiertas de la nave. En ese momento aparece uno de los alienigenas de la otra nave. Es un Predator. Ha atravesado la pared lanzado por un pretoriano.

Newt y Hicks asesinan al pretoriano mientras Ripley usa su traje de escudo para librar al predator del ácido, pues siente que debe defenderlo al sentir el terror que le causa a la reina este ser.

El predator les observa y les da a cada uno la marca del cazador junto a un obsequio, una lanza. Ripley le pide que los lleve a su nave y es en ese momento cuándo el predator se da cuenta de la conexión de Ripley con los aliens. Los guía hasta la nave, pero antes de que puedan irse agarra a Ripley y mediante señas le indica que tiene que seguirla.

La película termina con Ripley besando a Hicks y separándose. Newt y Hicks huyen en la nave. Ripley por su lado acompaña al Predator hasta la cámara de la Reina, allí se enfrenta a un ejercito de pretorianos junto a los doce predator y acaba arrancandole la cabeza a la Reina usando la lanza que le ha dado el predator.

La película termina con Ripley a bordo de la nave de los predator, con la cabeza de la Reina coronando la habitación que le han dado. Rumbo a otra cacería.

Ahora forma parte de su cultura. Ripley tras tantas desventuras a encontrado su destino.