Si, voy de una forma muy arbitraria con el orden del universo de DC, pero si ellos se pasan la coherencia por el arco del triunfo, yo también. Volvemos a 2013, con el pilar del nuevo universo de DC, antes de publicar la entrada de Batman v Superman (Edición extendida, la del cine aquí) y así ver de donde partimos, pues empiezo a pensar que es necesario ver esto como Zack Snyder’s Superman y no como Superman. En parte gracias a este artículo de Victor.

En primer lugar, esta película no es buena, de compararla con algo sería con X-Men 3 o Thor. Es entretenida, espectacular, memorable en algunos aspectos, pero buena no es. No hablo como adaptación porque eso es otro cantar, hablo que ver una película dónde el cámara se ha metido diez toneladas de anfetaminas antes de ponerse a grabar no puede ser buena. Y luego está el uso y abuso de los zoom. A Zack Snyder se le da bien la cámara lenta, pero los zoom no los controla ni aunque le pagasen, son desconcertantes, marean y te sacan de la película. En el momento en que eres consciente de que la cámara se mueve, la película ha roto la ilusión. La cámara nunca se debe notar. Jamás. Es una norma del cine.

Pero esto no es divertido, lo divertido es ver el berenjenal en el que se ha metido Zack por rodar una película con guión de Goyer. Y es que empezar la película con cinco subtramas sano no es. Las enumeramos:

—Destrucción de Krypton.

—Opa hostil de Zod.

—El códice.

—Enviar a Kal-El a la Tierra.

—La venganza de Zod.

¿No podían hacer como Richard Donner? Zod enviado a la zona fantasma por crímenes de guerra. Ya ha sucedido. Tenemos que centrarnos en salvar a Clark de la destrucción del planeta, no podemos estar pendientes de mil cosas más. Céntrate porque pierdes fuerza al atacar tantos frentes, y más importante aun, la atención del público. Y si querías que Zod tuviera algo personal contra Kal, haz que gane. No destruyas el planeta aun, que gane y luego persiga a Clark porque resulta que Krypton explotó y Jor-El lo sabía y se lo guardó para salvar a su hijo de la dictadura de Zod.

Bueno, terminemos con la parte de Krypton que la cámara ya me esta mareando.

En la Tierra la película se enfoca, es mala como adaptación pero sabe hacer su trabajo. Es normal que Clark este perdido en el mundo si su padre no ha sabido como educarle. Aquí falla como adaptación pero es coherente con su propias reglas. Jonathan Kent no es un buen padre, o puede que si, pero no da buenos consejos. No sabe que hacer con Clark. Entiende que sus poderes cambiaran el mundo, pero por otro lado le da miedo que le quiten a su hijo o que su propio hijo no sepa como actuar en el mundo. Por eso en un alarde de bipolaridad le enseña las dos facetas, porque no sabe que hacer.

No me gusta, Kent debería ser el pilar ético de Clark, pero es coherente y en cierto modo tiene sentido que una persona tenga estos conflictos si su hijo es un dios. El problema lo tengo al verle muy poco como padre y demasiado como narrador de filosofías, ahora mismo solo recuerdo dos momentos en los que sentía que era un padre. Cuándo lo abraza al revelarle la verdad y decirle que sigue siendo su padre pase lo que pase y cuándo observa a Clark con la sabana roja como capa. El orgullo que veo en los ojos de Kent en la segunda escena me lo redime un poco. Pero como brujula moral o dando consejos es un ínutil. Por suerte en Batman v Superman lo arreglaron pues la charla que tiene con Clark tiene sentido. A nivel interno de la saga mantiene al personaje y además le da por fin una charla interesante y profunda: “Da igual lo mucho que lo intentes, hijo. Nunca podrás salvarlos a todos.” No es un mensaje malo, es uno que necesita Clark. Necesita saber que no tiene que atormentarse por las vidas que pierde, que sus poderes no son ilimitados y no puede hacerse responsable del mundo. Debe aceptar que siendo Superman hará mucho bien, pero no podrá ayudar a todos. Me gusta ese mensaje, y me molesta que no este en esta película porque habría sido mejor que la charla “Deja morir a todos los niños”.

Visto a Pa Kent ya no me choca tanto que Clark tenga problemas de control de la ira y empale camiones porque le tiran una cerveza. A esto me refiero con coherencia interna, como adaptación es un insulto, pero a nivel interno funciona. Me creo que alguien con esa educación sea un paria sin rumbo. Demasiado poder sin un objetivo claro. Clark se pierde en el mundo porque no tiene nada que lo ate, salvo su madre. Su padre dio enseñanzas contradictorias, no sabe que hacer ¿Esconderse? ¿Darse a conocer?

Al final vive marginado y ayudando todo lo que puede (Y robando ropa y empalando camiones también)

Ojo. Esto es coherente. La chorrada del tornado no. Matar a Jonathan de esta forma es absurdo, anticlímatico y dan ganas de arrancarle el hígado al listo que se le ocurrió semejante escena. No solo por lo absurdo y cómico que queda ver a Kevin Costner delante de un tornado y que no se le mueva ni un solo pelo de la camisa, es que tiene mil formas de solucionarlo. Parece que Jonathan quiera suicidarse para provocarle un trauma al chaval. No tiene más, no es por miedo a que se descubra sus poderes porque dudo que nadie vaya a ver nada.

¿Solución? Jonathan muere de cáncer debido a la radiación de la nave de Clark. Ambos llevaban años investigando la nave y cuándo Jonathan muere debido a eso, Clark lo abandona todo porque se siente responsable de esa perdida. Fin.

Luego Clark encontraría la nave como en la película y santas pascuas. Y vamos a la nave y a Jor-El, el majo que deja tirada a la mujer y solo se hace una copia de seguridad él. Aquí tenemos un agujero de guión gordo, pero gordo del tamaño de Texas. ¿A qué me refiero? Jor-El le cuenta a Clark que Zod dio un golpe de estado, luego llega Zod y Clark dice que no se fía mucho de él. Acaban de decirle que es un dictador ¿Cómo te vas a fiar? El otro agujero es que no use a su padre para saber todo lo posible de Zod y tenga que ir al cura para pedir consejo. ¿Quién va a saber más de Zod? ¿Este cura que no conozco o la enciclopedia viviente que es mi padre virtual?

Pero me he saltado una escena memorable de la película (Para las pocas que son, como para saltarlas). El primer vuelo de Clark. Hans Zimmer dando un recital de como hacer una obra maestra y equiparar un clásico. Aquí todo es perfecto, Clark, Jor-El, Zack Snyder, Hans Zimmer. Todo esta en su sitio para funcionar como un reloj y crear una maravilla visual y auditiva.

Y ya aquí empiezan los guantazos durante hora y media larga. Aquí, salvo por la cámara epiléptica, no podemos tener queja de la acción. Zack Snyder sabe hacer acción, aunque podría haber metido parte de la intensidad de la primera hora por aquí, para no saturar al espectador. Pero tiene un momento que me recuerda que el Superman que me gusta está ahí dentro. Superman se detiene en la batalla para salvar a un soldado y le pregunta si esta bien. Eso es Superman, y lo adoró.

Luego tenemos ese momento: “Este hombre no es nuestro enemigo” que me encanta pese a que la frase podría mejorarse, o no decirla porque a nivel visual se entiende.

Pasamos al momento catacroquer con el cuello de Zod. Me jode porque no tendrán a Shannon nunca más, pero el personaje acaba de asesinar a toda su especie, ¿Por qué me iba a preocupar que rompa un cuello? Recordad que ha destruido cualquier oportunidad de que su pueblo vuelva a existir cuándo destruyo la nave. Menudo puente entre dos mundos… Me molesta más eso, que el asesinato de Zod.

En conjunto es una película con fallos técnicos (la cámara) y los efectos digitales empiezan a cantar en los dobles digitales, y cuenta con un buen número de decisiones absurdas de guión (Goyer es un inútil de cuidado). PERO. La película en sí misma es entretenida, a nivel visual Zack Snyder tiene pocos competidores, Hans Zimmer se saca de la manga una partitura memorable en muchos temas, no solo en el principal. Tenemos a un actor en el que vemos a Superman y un villano que intimida.

No es una buena adaptación, ni una obra maestra. Pero es un cimiento solido para avanzar y coherente en sí mismo. Se merece un siete o siete y medio. Seguramente, si Zack sigue en la cúpula iremos viendo con el tiempo como Man of Steel es más y más redonda, como punto de inflexión para el universo de DC.

Me alegra estas revisiones porque no me hace gracia que las películas de superheroes no me gusten, así que disfruto cuándo vuelvo a algo que “odiaba” y me encuentro con que me gusta.

Por cierto, ya que estamos, Superman Returns es peor que esto, solo cuenta con una justificación para su existencia: El rescate aéreo. El resto es aburrimiento.

Aquí podéis haceros con ella si aun no la tenéis en vuestra biblioteca.

El Hombre De Acero [Blu-ray]