Hablemos de remakes. ¿Cuántos ha habido? Muchos más de los que pensáis, y una de las mejores películas de terror de todos los tiempos (Golpe de remo al que diga  lo contrario) es un remake, La Cosa de John Carpenter se trata de un remake de El Enigma de otro mundo.

¿A qué viene todo esto? Seguro que más de uno se esta preguntando esto mismo ahora. Pues viene a que al fin puedo añadir un nuevo título a la lista de películas que superan al original. El Libro de la Selva de Jon Favreau ha conseguido que los amantes de la original que querían colgarlo le tiren flores. No es de extrañar al ver el magnifico trabajo realizado. A excepción de Mowgli todo lo que vemos es ordenador y durante gran parte de la película yo no veía eso, veía un tigre imponente, un oso atolondrado y una pantera preocupada.

La cinta te atrapa y te conquista ya desde unos créditos que apelan a la nostalgia, rescatando los temas clásicos para darles mucho más empaque y fuerza. Si la película ya te tiene en el primer minuto esta claro que lo tiene todo ganado,  Y segundo a segundo, escena a escena solo te muestra porque le has dado todo tu amor. Las escenas de acción son adrenalinicas, muy bien realizadas y ejecutadas, nunca pierdes detalle salvo que sea intencionado. Los momentos de calma se mantienen sin necesidad de recordarte que vas a ver algo espectacular en la siguiente escena, los propios personajes son el interés, quieres verles interactuar entre ellos.

En este punto voy a hacer uno de mis habituales incisos, Favreau entiende mucho mejor el CGI y los efectos especiales que George Lucas, ¿A qué me refiero? Estamos ante un elenco que se sustenta sobre voces, no hay nada más, el resto es poderío gráfico para que veamos a Shere Khan, Kaa, Baloo o el rey Louie, Lo interesante es que ninguna crítica se queja del exceso de efectos como si hicieron con Star Wars en su momento ¿Por qué? Porque tanto el director como el guionista entienden que los ordenadores son un medio. Generan un tigre inmenso y terrorífico para darle la personalidad correspondiente, no es un espectáculo vacío, hay mucho detrás. No veremos a Jar Jar Bins en la selva, aquí no hay personajes que solo existan para decir: “Mira cuantos pelos podemos renderizar”

Es simple y llanamente maravillosa. No tengo muchas más palabras para describirla. La paleta de colores, rebosante de vida, la música, la propia historia que te cuenta. Al fin veo una aventura como antaño, donde el malo podía ser un maldito desgraciado pero aun así la historia podía estar llena de color y luz. Y ya que estoy con la historia, vamos a saltar rápido las odiosas comparaciones, porque tenían que estar.

Supera al original con la coherencia de los personajes y a nivel narrativo. Los hechos se suceden de una forma lógica con lo que nos están contando, mientras que en el original pasaban un poco porque sí, para que ocurriera algo.  Por poner unos ejemplos: en la original Baghera abandona a Mowgli para que pueda conocer a Baloo, no tiene más sentido que ese pues el personaje no vuelve a comportarse de una forma tan infantil. En la nueva versión por otra parte Baghera es obligado a dejar a Mogli y alejarse de su camino porque le esta protegiendo de Shere Khan (en una espectacular escena de acción para ser más precisos) a decir verdad Baghera parece mucho más responsable y paternal en la versión digital que en la de dibujos.

La veo mucho más redonda que la original a nivel de historia, pero ambas son terriblemente divertidas y ambas se han convertido en clásicos instantáneos para un servidor. Estoy seguro de que dentro de diez años seguiré viendo ambas versiones, algo que no puedo decir con sus hermanas menores, como Malefica o Alicia. Y es que El Libro de la Selva es una actualización magistral, mientras que el resto de adaptaciones a imagen real que ha elaborado Disney son poco más que lo que he dicho más arriba, puro artificio. Una espectacular explosión de fuegos artificiales con una historia bastante coja.

Pero sigamos en la selva. Hablemos del único personaje que creo que no ha podido superar a su versión de colores planos.

Shere Khan es un villano Shakespeariano, mientras que Shere Elba (Por hacer la distinción de algún modo) es un asesino desalmado. Es su principal diferencia. Ambos infunden respeto, miedo y poder, sin embargo Shere Khan puede transmitirlo con su conversación con Kaa. Pero Shere Elba abusa mucho de su poder físico y de su voz, apenas tiene carisma en momentos en los que no use esa presencia física. A excepción de la escena con los cachorros de lobo, es el único momento donde veo al antiguo Shere Khan y no al monstruo asesino que vemos el resto de la película. Y es que Shere Elba es un tanto bestial, es la mejor palabra que lo define, se comporta como un animal cruel. No es un fallo pues trasmite todo lo que debe y te gusta desde el primer momento, pero no logra ponerse por encima de su contraparte en cuestión de carisma.  A lo largo del artículo podéis ver claramente cual es mi favorito solo por cantidad de imágenes del original.

Kaa por otra parte nos llega con un rebozado de personalidad, intimida en su única aparición y encima ayuda a crear contexto. Su escena, junto a las de Shere Khan dan el toque tétrico y adulto a la cinta. La voz, su presentación y la atmósfera que la envuelve sobrecoge y genera tensión constante. Es sin duda una de las mejor tratadas a la hora de actualizarla pues se convierte en un ser letal y manipulador, cuando veníamos de una pobre serpiente que no podía recibir más palos ni estando en Springfield el día del apaleamiento. No puedo compararlas pues son muy diferentes en propósito y personalidad, no podría ver a una por encima de la otra así que lo considero un triunfo para la nueva y para la original pues ambos personajes a pesar de sus diferencias se les coge un gran cariño.

Baghera, ya he dicho que en la original era un poco irresponsable, abandonando a Mowgli en varias ocasiones sin ningún motivo de peso, pero más allá de ese bache considero a ambas panteras a la misma altura. De nuevo la nueva actualiza lo suficiente al original como para que veamos algo que nos guste y no este repetido. Lo mismo podría decir con el resto de personajes, pues son los villanos quienes más se diferencian de su contrapartida de dibujos. Baloo es más espabilado en la versión digital pero sigue siendo un vago que hará cualquier cosa por sus amigos. El Rey Louie es un excéntrico con una obsesión malsana por el fuego y un gran gusto musical.

Y luego tenemos ampliaciones, personajes que entraban en el prologo y salían de la cinta a los dos minutos para no regresar jamás. Estos son los lobos. En la nueva versión les han dado un uso formidable, tanto para dar más empaque al villano, como para que sintamos una mayor conexión de Mowgli con la manada y la selva. La madre de Mowgli, una loba espectacular (Ella tiene una escena que me dejo a cuadros a nivel de efectos), es la que mejor parada sale en esta nueva versión. De nuevo, un punto al remake.

Poco más se puede decir sin repetirse.  Esta película es un espectáculo increíble que se ha ganado un sitio en mi colección Disney a base de saber hacer y mucho trabajo y talento. Deseando estoy de volver a verla y escuchar sus canciones, porque si, en esta película cantan y hacen que el niño que tienes en tu interior se ponga a bailar de pura alegría nostálgica.

Aquí podéis haceros con ella si aun no la tenéis en vuestra biblioteca.

El Libro De La Selva [DVD]