Obra maestra del cine. Es una obra de arte. Es lo más breve que puedo decir de Wall-E. La historia de amor más perfecta y bonita que ha hecho Disney y Pixar hasta la fecha (Recordemos que Up es posterior, así que hago trampas y no incluso ese maravilloso inicio para que el amor entre Wall-E y Eva gane). No hay nada que me sobre en esta película, desde su inicio donde los diálogos no importan para contarte la historia, hasta su cambio de aire cuando viajamos al espacio.

Pero vayamos por partes, como nos enseño el gran Jack El Destripador.


Comenzamos viendo el espacio, y dejando que Pixar nos maraville con la belleza que es el espacio. Todo esto con Put on your Sunday Clothes de fondo. Escuchando esa canción nos adentramos en una Tierra cubierta por la basura. Rodeada por millones de satélites acumulados a lo largo de los años. Nubes verdes envuelven ese otrora gran azul, y tras ellas, un sin fin de edificios cubiertos de polvo. Aquí ya empezamos a ver mucha información, aunque no nos demos cuenta. No solo del tiempo que ha pasado, y el desastre que hemos dejado a nuestro paso, entre los edificios, vemos inmensas construcciones de basura.

Ya desde el principio vemos que Wall-E es especial, aunque no nos lo digan, ha pasado siete siglos construyendo edificios de basura, cuando esta claro que su modelo solo tenía que recogerla, Wall-E es creativo, curioso, imaginativo, y un gran coleccionista. A lo largo de toda esta introducción le vemos interactuar con su entorno, hacer su trabajo al mismo tiempo que se para a jugar con los objetos que le resultan interesantes. Los siglos en soledad, pues vemos que sus demás compañeros han ido cayendo con el tiempo, le han provisto de una personalidad con la que nos encariñamos enseguida.

Nos presentan a su mejor amigo, o mascota, una pequeña cucaracha que hace que nos preguntemos que no puede hacer Pixar a la hora de volver adorable a cualquiera. Es una cucaracha y todos queríamos tenerla de mascota. Además de que juegan muy bien con la creencia de que son indestructibles, da igual lo que le hagan que siempre sobrevive, ya sea ser aplastada por Wall-E (Por accidente por supuesto) o volada por los aires de un disparo de plasma de Eva.

También tenemos nostalgia, Wall-E no es solo todo lo que he dicho antes, también siente nostalgia de un mundo que él jamás ha conocido. Su obsesión con la película que ve cada noche, con las canciones, con el mundo que han dejado tras de si los humanos, todo respira nostalgia por tiempos pasados. Al mismo tiempo, con un simple movimiento de las manos de Wall-E sentimos que se siente terriblemente solo ¿He dicho ya que todo esto se nos muestra sin un solo dialogo?

Los diálogos son usados a modo de exposición de como hemos llegado a esta situación. Nos da el contexto, pero la película deja que sea el propio Wall-E el que nos muestre como es él. Sin hablar. Tenemos los videos que nos explican que la Tierra ha llegado a un punto de no retorno, ya no tiene arreglo, y la humanidad ha decidido que en lugar de intentarlo siquiera, van a huir al espacio a bordo de las AXION, naves inmensas donde podrán sobrevivir y ser mantenidos por los robots. Mientras tanto dejaron atrás una flota de Wall-E para limpiar, pero solo quedo nuestro simpático protagonista y hasta aquí llegan los diálogos. El resto son frases sueltas de Wall-E y Eva.

Y hablando de la reina de Roma, por la puerta asoma, Eva llega a bordo de una gigantesca nave espacial que le causa bastante angustia al pobre Wall-E. Tiembla de ruedas a ojos cuando la nave termina de aterrizar sobre él. Y entonces la ve, a Eva. Y a través de los cambios en los ojos de Wall-E. vemos como se queda prendado de Eva, pero no es hasta que esta emprende el vuelo que se termina de enamorar. Lo vemos. Sentimos como florece esa emoción en Wall-E mientras seguimos el vuelo grácil de Eva, la cual demuestra no pocas veces que tiene un problema de control de la ira, al primer movimiento dispara. Tiene una escena en una flota de petroleros en la que pierde la paciencia y los vuela por los aires. Su primer contacto con la cucaracha de Wall-E es dispararla.

Pero eso a Wall-E le da igual. Por fin tiene a alguien como él en la Tierra. Trata por todos los medios de atraer su atención, sin mucho éxito. Hasta que una tormenta de arena los obliga a cobijarse en la casa-camión de Wall-E, donde este le muestra todos y cada uno de sus objetos preciosos. Demostrando que Wall-E se encariña de esos objetos por que le llaman la atención, y se queda loco cuando Eva le demuestra para que sirven cada uno de ellos. Vemos a Wall-E tratando de hacerle entender a Eva lo que siente cuando quiere estrecharle la mano, pero también le enseña la planta que encontró, y Eva entra en modo hibernación para que vengan a recogerla con la planta.

El miedo que siente entonces Wall-E es palpable. No sabe que le ha pasado, simplemente Eva se ha desactivado, y ve que le brilla una esfera de color verde. Entiende que se ha quedado energía, como le pasa a él, que va a energía solar, y a la mañana siguiente la pone sobre el camión, y hay se queda durante días, cuidando de ella, esperando que se recargue. Le vemos luchar contra tormentas eléctricas y de arena, para que Eva no sufra ningún daño mientras esta dormida.

Llega un momento en el que parece darse por vencido y la lleva consigo a la espera de que despierte. Tiene una bella escena con una puesta de sol, y ellos dos sentados en un banco. Claro esta, esto no lo aguanta un niño ni borracho, así que siempre en los momentos justos vemos un chiste introducido con gracia. La trama avanza, pero siempre recuerdan que son los niños los que van a ver esta película y nunca se olvidan de ellos. Llega un día que Wall-E ya no puede postergar más su programación y se marcha a trabajar preocupado por Eva.

Lo que le veíamos hace unos minutos hacer con tanta pasión, ahora es una molestia para Wall-E que solo piensa en Eva. Y llega la nave espacial para llevársela. Wall-E no duda un instante en acompañarla, acoplándose al casco de la nave. En los minutos siguientes somos testigos de nuevo de la belleza del espacio, y Wall-E la disfruta igual que nosotros. Todo eso es nuevo para él, y se nota, porque queda fascinado.

Llegamos a la AXION, aparece de entre una nebulosa (Que voy a decir que es azul por intuición). La película en este momento pega un cambio y se aleja de todo el ambiente de cine mudo que hemos visto en la Tierra. Wall-E sigue a Eva por toda la nave, mientras su personalidad va calando en los robots que se encuentra y en los humanos idiotizados.

Paremos un segundo en estos humanos. Viven en la dictadura perfecta. No son en ningún momento

conscientes del lavado de cerebro al que son sometidos. Todo esta diseñado para su disfrute, pero no son libres. No hay una fuerza policial que los mantenga sometidos, no es necesaria. Se han entregado ellos mismos ha la facilidad de una vida sin complicaciones, donde la mayor preocupación que les asola es el color de su ropa o hacer un buen par en el campo de golf virtual. Las maquinas les han dominado por completo y les da igual.

Pero sigamos con Wall-E, que ya ha llegado al puente de mando junto a Eva, y a descubierto que la planta que transportaban ya no esta. Auto, el piloto automático de la nave, los envía, “por orden del

capitán”, a mantenimiento para revisar que Eva no este defectuosa por no haber traído la planta y a Wall-E para que le pasen una fregona por la cara. Ya de entrada cualquiera desconfiaría de Auto, su diseño es demasiado parecido a HAL como para que no nos percatemos.

Y ya desde el principio nos lo dejan claro, no es de fiar, mirar la foto a la derecha, con que poco te muestran el avance de Auto a lo largo de los siglos para hacerse con el control de la nave. Todo por cumplir su misión, y en esa escena, viendo a cada capitán, donde no solo apreciamos el avance inexorable de Auto, también el deterioro de los humanos que nos volvemos dependientes de que Auto nos gobierne aunque no lo sepamos. Me encanta esa escena por lo mucho que cuenta de una forma tan efectiva.

Pues si, al igual que HAL, Auto no es malvado. Solo está obedeciendo las directrices que se le ha implantado. Se le ordeno no regresar jamás a la Tierra porque para los gobernantes que huyeron, les pareció irreparable y que no merecía la pena regresar nunca. Esta orden solo la tendría Auto, y estaba programado para no revelarla a nadie y evitar a toda costa que se regresara a la Tierra. No es un villano, solo una maquina que se le ha ordenado algo estúpido. Es culpa de los humanos nuevamente.

En este punto, aun no sabemos que Auto es el malo, pero se intuye, y vemos la odisea de Wall-E y Eva por toda la nave, tras crear el caos en la sala de mantenimiento por culpa de un cristal ahumado y la desbordada y aterrorizada imaginación de Wall-E. Eva trata de enviarlo de nuevo a la Tierra, para poder completar después su misión: Encontrar la planta, pues sabe que esta en la nave. Pero antes de poder hacerlo ve entrar en las capsulas de escape un diminuto robot, el lugarteniente de Auto, que deja la planta en una de las capsulas y la lanza al espacio, con Wall-E dentro (Sin saberlo) y la autodestrucción conectada. Eva va tras él, la capsula explota y vemos a Wall-E ir hacia Eva a toda velocidad gracias a un extintor, y con la planta en su interior.

Aquí tenemos una hermosa y romántica escena con Wall-E y Eva bailando en el espacio, con una preciosa banda sonora para ambientar su danza en forma de vuelo. Mientras dura nos da igual todo. Y a un par de personas también, pues se quedan mirando a Wall-E y Eva por la ventana, cogidos de la mano sin prestar atención a sus pantallas o al resto de humanos que pululan en sus sillas.

Volvemos a adentrarnos en la AXION para llevar la planta al puente. El capitán de la misma, mientras todo esto sucede, ha ido descubriendo todo lo que no se le había ocurrido preguntar sobre la Tierra. Quedando fascinado por cada nuevo dato, desde el mar, hasta la pizza, el baile, la verbena, las plantas, los animales. Descubre por primera vez que ese planeta azul y verde que tiene sobre la mesita de noche es algo más que un sueño lejano al que regresar algún día.

Es entonces cuando Eva aparece con la planta y se descubre que Auto no va a dejar que nada ni nadie cambie el rumbo de la nave. la AXION no volverá jamás a la Tierra, y lanza la planta por el conducto de basura. La suerte hace que Wall-E este en su interior, tratando de llegar al puente para estar con Eva. Auto no se detiene y lo golpea, destrozándole la placa base y haciéndole caer hasta el basurero, junto a una Eva desactivada.

En ese basurero vemos que Wall-E tiene hermanos mayores haciendo su trabajo en la AXION. A pesar de todo lo que han vivido en la Tierra, siguen sin ser capaces de cambiar y lanzan toda la basura al espacio.

Wall-E esta mal herido, pero tiene la planta en su poder. Pero eso a Eva le da igual. Ha visto todo lo que se le había pasado por alto. Ha visto a Wall-E a su lado contra viento y marea, ha visto la película favorita de Wall-E y ha entendido lo que significa que se tomen de la mano. Ahora la planta no le importa, solo quiere salvar a Wall-E. Pero es incapaz, no existen recambios en la nave para él. pero Wall-E sabe donde hay más. Le da a Eva la planta para que lo entienda. La Tierra. La casa de Wall-E. Eva ha visto como Wall-E se autoreparaba en su casa.

Es una contrarreloj. Eva lleva a cuestas a Wall-E por toda la nave para hacer que la AXION vuelva a la Tierra iniciando el protocolo de regreso a casa. Auto no lo va a permitir y lanza todos los medios a su disposición contra ellos. El capitán, encerrado en su camarote, les ayuda como puede, y le tiende una trampa a Auto mientras Eva lleva a Wall-E y la planta al analizador que activará el protocolo.

Durante la lucha, Wall-E queda aplastado, y se nos parte el corazón al iguar que a Eva. Nos desesperamos. Auto pierde y es apagado. Pero es tarde, Wall-E ya no responde. La AXION se lanza a la carrera hacia la Tierra, y estamos durante unos minutos al borde del asiento. Al llegar a la Tierra, Eva vuela rompiendo la barrera del sonido para llevar a Wall-E a casa. Lo repara lo más rápido que puede y revienta el techo de un cañonazo para que reciba energía solar. Un segundo de silencio. Wall-E empieza a cargarse, pero algo no va bien. Lo notamos. Lo sentimos en el movimiento corporal de Wall-E, no se siente como él.

Nuestras sospechas son confirmadas cuando Wall-E comienza a destruir todas sus cosas para convertirlo en bloques prensados de basura. Eva se queda atónita, no quiere creer que Wall-E haya desaparecido. Trata de hacerle recordar. Le coge de la mano. Pero no parece reaccionar. Eva le da un dulce beso de despedida mientras canta su canción. Una descarga les une durante una milésima. Eva se va a marchar, con la cabeza gacha. Pero algo no le deja. Su mano sigue enganchada a la de Wall-E. Vemos los ojos de Wall-E moverse ligeramente y como la mano comienza a cerrarse. Wall-E vuelve a recordar quien es. Y Eva estalla de jubilo. Al fin están juntos, y ya no son simples herramientas, ahora que los humanos han vuelto, pueden ser Wall-E y Eva.

Si alguien era capaz de hacer una película de amor sobre dos robots no humanoides, y hacer que todos lloremos con ella, esa es Pixar. La humanización que logran con los ojos y la expresión corporal tanto de Wall-E como de Eva, incluso del pequeño y juguetón MO, es asombrosa. Wall-E solo necesita cambiar la obturación de las lentes de sus ojos, o la posición de los mismos, para que nos transmita todo lo que quiere transmitir.

Es una de las obras maestras de Pixar por derecho propio. Una que jamás deberá ser olvidada, aunque año tras año, Pixar nos de más y más películas que merezcan ser alabadas. Wall-E siempre deberá estar en nuestro corazón.

Hasta la próxima. Espero que lo hayas disfrutado, Jack.