Parece que al final voy a tener que darle a Mel Gibson un cuarto para el solo en el blog viendo lo reincidente que es por estos lares, pero hago un poco de trampas, quería darme un atracón de Gibson en las vacaciones y este es el resultado que vosotros veréis cuatro meses más tarde de cuándo se escribió.

Y encima el director es Richard Donner (No tardará en volver a salir con un tío vestido de azul y que tiene problemas con el plomo), parece que no puedo dejar ir Arma Letal, y los protagonistas de esta película y de hacerla realidad tampoco lo olvidan pues tienen un “cameo” bastante largo con un ladrón de bancos demasiado viejo para su trabajo. La actuación de Mel Gibson y nuestro ladrón es antologica.

Bueno, sinceramente, Mel Gibson en esta película es divertidisimo. Una persona que miente más que habla pero con una labia y una sonrisa que dan ganas de darle todos tus ahorros, lo mejor es que miente para crear una imagen de sí mismo, luego en el fondo es un buenazo al que tima todo el mundo. Hasta sus “amigos” le timan.

Lo mejor es que no tengo claro como catalogar esta película más allá de una aventura. Tiene toques de robos, de película del Oeste, de torneos, pero son partes de un todo. Tengo que admitir que no conozco el original, porque tiene toda la pinta de basarse en una serie antigua, pero esto parece fabricado para ser una comedia de acción. Las escenas de acción son muy divertidas (El momento carruaje) y tiran más de la labia y del absurdo que del propio espectáculo. Tienen un tiroteo en el que se disparan mil millones de tiros contando por bajo y no le dan a nadie, me sentía como en el Equipo A.

También me encantan los personajes: Maverick siendo ese simpático granujilla de buen fondo; Annabelle que bueno… es Jodie Foster haciendo de ladrona experta que te conquista con una mirada no puedo decir nada malo de esa carita y esa actitud que al final se sale con la suya a fuerza de ser más lista que el resto; el Marshall y su extraña forma de ayudar a la gente; o el personaje de Alfred Molina (Que como Wikipedia es tan considerada no le saca y no recuerdo su nombre salvo como El Español). A este actor cada día le tengo más cariño.

¿Y qué hay de la película? Pues consigue que sea divertido y atrayente hasta una partida de cartas. El duelo final con los veinte participantes jugando al poker es antologico. El Marshal tirando por la borda a los tramposos, una pareja armada que pide si se pueden ir en barca en lugar de a nado, el personaje del Commodore Duvall con esa cara que trae de serie que no sé si me va a disparar o a arrancarme la cabeza. Cara de buena persona no tiene.

Tiene momentos como los indios que yo me estaba muriendo de la risa, tanto en su primera aparición como cuándo vamos viendo dónde vive. Son pullas continuas contra el cliché del indio cazador de cabelleras, con un indio cagándose en todo literalmente de que les traten como si fueran imbéciles y estafando al mismo tiempo fingiendo serlo. ¿Es una estafa si te pagan por fingir ser un indio de novela?

Hasta tienen una pulla contra lo de las reservas: “La próxima vez nos mudaremos a un pantano apestoso para que los blancos no lo quieran”

Es muy divertida, es lo mejor que puedo decir de ella porque es el mejor cumplido que tiene sin entrar a destriparla. No me suele temblar el pulso pero esta película no es precisamente popular así que os recomiendo encarecidamente que la veáis. No os defraudará a poco que os guste el actor o el género.