Tenemos El Castigador en la pantalla grande y no es de Marvel. ¿Tanto costaba hacer esto con la segunda? La primera no opino que no la he visto y la tercera de el Castigador era bastante decente. Pero esta película si que es el auténtico Castigador, un tío cabreado que destruye de abajo a arriba una red criminal.

Tiene todo para triunfar y aprovecha todo para hacerlo. Un protagonista con carisma, acción bien ejecutada, una dirección precisa y un guión bastante solido. La historia es sencilla y muy bien construida, con Robert McCall como protagonista, un metódico y serio trabajador de un gran supermercado y Teri, una prostituta esclavizada con una adicción muy mala por los dulces. Es todo lo que necesita la trama central para hacerlo todo estallar, pero también se toma la molestia de dejarnos ver como Robert a pesar de su aparente seriedad es un hombre muy simpático que no duda en ayudar a quien sea con una sonrisa, como es su compañero de trabajo que quiere adelgazar para ser guardia de seguridad.

Robert es el tipo de persona a la que podrías escuchar horas o que te escucharía durante horas y te diría algo que te cambiaría la forma de pensar. Un gran tipo, y la película se esfuerza mucho en que lo veamos tanto la parte más metódica y calculadora en la que debe estar todo en su sitio hasta la simpática y samaritana. Llegado el momento sabemos que oculta algo y que le seguiríamos hasta el final.

Es en ese momento cuándo la película le da una salida a Robert, una persona que ha estado perdida durante el primer tercio, tratando de encontrarse y convivir con una parte de él que tiene vetada por una promesa. Robert decide en ese momento que su don no puede morir encerrado, pero no lo va a usar con maldad, no volverá a sus viejos hábitos como (incluir la agencia de inteligencia o grupo de fuerzas especiales que os guste más) así que después de darles una oportunidad a los desgraciados que pegan a Teri pues los mata en 19 segundos (Le gusta mucho cronometrar cosas).

Hasta aquí llegaría la película. Robert no tiene interés alguno en la mafia y se va a seguir con su vida sabiendo que Teri ya es libre, pero como no la mafia no se queda de brazos cruzados y envían a un auténtico perro de presa.  Teddy no para hasta encontrar a Robert y empieza un auténtico duelo entre ambos. No se enfrentan nunca a pesar de tener oportunidades por una sencilla razón, saben o sospechan los peligros que esconde el otro y prefieren posponer el combate hasta tener superioridad o ventaja. No se dice en ningún momento pero se nota en como hablan el uno con el otro.

Comentario adicional para admirar a David Harbour, no le “conocía” hasta Stranger Things, pero tras verle actuar en esa serie me di cuenta que le he visto en mil sitios distintos y nunca los he relacionado. Algo tienes que hacer bien cuándo veo dos personajes tuyos y no los relaciono contigo. Puede que nos traiga muchas sorpresas este actor en el futuro tras el éxito de la serie de Netflix porque le veo un potencial enorme dado su talento y su reciente popularidad.

Para terminar tengo que hablar de la acción, aprovecha hasta el último céntimo que tiene de presupuesto. La escena final en el supermercado aprovechando todo lo que hay a su alrededor es brutal a muchos niveles por lo original y visceral que es, o la lección que le da Robert a unos policías corruptos que te habla de lo inteligente que es el personaje solo con la posición que tiene en el escenario.

Lo único malo que le veo es el abuso de las escenas nocturnas. No están mal hechas pero si que se nota demasiado que es para ocultar los posibles fallos, en muchos puntos me tenía que esforzar por ver que esta sucediendo. No llega al destrozo que es The Relic pero se habría agradecido un poco más de luz que he venido a disfrutar de la acción, no a intuirla.

Para terminar, esta película tiene potencial de saga y se nota la intención. No es la típica como Venganza que las secuelas vienen por el éxito, esta tiene pensamiento de seguir con más aventuras con un Robert que acepta sus habilidades y las va a usar para el bien. Se convierte en el Castigador.