Graham es un granjero que una mañana descubre que su campo de cultivo tiene un montón de círculos y formas geométricas formando un extraño “mensaje”.  Pronto descubre que han aparecido círculos a lo largo de todo el mundo. La paranoia comienza a flotar en el ambiente y el peligro de una invasión alienigena es más real que nunca.

Señales era una de mis películas favoritas en los años siguientes a su estreno, y una de las pocas cintas que se ha ido desmoronando visionado tras visionado. Los que me conocéis sabéis que tengo unas tragaderas importantes cuándo se trata de cine, incluso películas que odio como Exodus, Prometheus o Interstellar las veo habitualmente porque les encuentro cosas sobresalientes. Sin embargo Señales se me hace un ejercicio fallido de atraer a todos con una historia que pretende ser inteligente y no llega ni al aprobado raspado haciéndole la pelota al profesor.

Ningún personaje actúa como debería, todos tienen diálogos estúpidos o grandilocuentes. La película empieza con Bo, la hija de Graham, gritando porque ha visto un maizal doblado, más tarde la ataca un perro rabioso y no dice ni una palabra, la coherencia para otro momento. El hermano es malo a rabiar y sus diálogos son tan poco naturales que solo acentúan la sensación de que esta leyendo un cartel no muy convencido.

Otros personajes parecen estar solo para dar información de manera antinatural, como el militar al que visita el hermano de Graham (también sin motivo, no nos dan una explicación de porque va a una oficina de reclutamiento) que de la nada empieza a explicarnos que lo que ocurre es una táctica militar para tantear el terreno antes de que llegue la invasión. ¿Las pruebas? Hay dos. La primera es que hay extraños que nadie ve y que no hacen nada a nadie. La segunda es que Shyamalan quería meter esa escena.

Luego la chica de la farmacia que quiere confesarse, cualquier otro director o guionistas habría hecho una escena graciosa o interesante sobre como Graham no puede librarse de la sombra de ser cura y a regañadientes acepta confesar a la chica, pero aquí es una escena que no lleva a ninguna parte y que desaparece con la misma rapidez con la que llegó.

Hasta el personaje que mató a la esposa de Graham está ahí para dar discursos que ninguna persona normal daría. Lo siento pero a mi me ataca un alienigena de dos metros y lo primero que hago es salir por patas y llamar al ejercito, no me dedicó a recoger mi casa entera, llamar al cura que deje viudo y esperarle en la camioneta para hablarle de como mate a su mujer antes de irme.

Esa es otra, los alienigenas son capaces de saltar veinte metros pero luego un señor de metro cincuenta es capaz de encerrarlo en una despensa. No hay una coherencia con estos seres, y la explicación a esos agujeros de guión y conveniencias varias la da un libro que ha comprado un niño de diez años en la librería de la esquina. Perdonad si me cuesta creer que un libro sobre ufología acierte sistemáticamente en todos los detalles de una civilización extraterrestre. En todos, desde su comportamiento y procedimiento en combate hasta el sistema de coordinación.

Es absurdo tras absurdo hasta el final que se descubre que han venido a secuestrar unas cuantas personas. Para eso no montas un despliegue planetario ni muestras señales claras de que estas ahí, te infiltras (cosa que haces muy bien porque lo hemos visto en el primer tercio) y secuestras a la gente sin llamar la atención. Sin hablar de ese maravilloso giro de guión que es descubrir que son alérgicos al agua, e invaden un planeta que es 75% agua en su superficie. No solo eso, al respirar deberían disolverse los pulmones porque en un maizal tiene que haber una humedad importante.

Ese no es el giro completo, luego hay otro sobre como Dios en su infinita sabiduría empotró una camioneta de dos toneladas contra un árbol colocando a una de sus fieles en medio aplastandola de una forma inhumana en el proceso ¿Para qué? Para darle información de sentido común a Graham: “Dile a tu hermano que batee fuerte

Claro, llega al final y descubre que su mujer lo que estaba diciendo era una advertencia de Dios para que moliera a palos a un alien. Es algo que no se me habría ocurrido, reventar a golpes a un camaleón de dos metros que trata de llevarse a mi hijo. Jamás en la vida se me habría ocurrido. Digo yo, ya que va de misticismo barato ¿No podría haberle dicho algo relacionado con los vasos de agua que va dejando Bo por ahí? No sé, algo en plan: “Cuida de Bo, ella es vuestra protectora

Es una película que a más pienso en ella más me enfada. Sobre todo cuándo averiguo cosas como que el director quería algo que triunfase de manera económica después de que El Protegido (Para mi una obra maestra) no cuajara del todo bien. Esa declaración me da a entender que Shyamalan es un presuntuoso que se cree que el público general es idiota y se tragará cualquier melodrama barato que les presente de una forma grandilocuente. No es falta de talento, es falta de ambición y ganas. Parece escrito por un vago que una vez puso el punto final no volvió a leer el guión.

Molesta más cuándo ves a Mel Gibson con una actuación que (salvo cuándo la cámara se vuelve loca) te remueve el corazón. La charla con el asesino de su esposa te desarma con sus gestos (Luego te cabreas porque Shyamalan es un pesimo actor y se ha puesto un papel fundamental) y la escena del ataque de asma tiene mucha fuerza. El momento en que escupe entre dientes que odia a Dios es lo mejor de toda la película. Si el resto de la cinta se hubiera centrado en ese drama tan bien construido y no se hubiera ido por las ramas tratando al espectador como una vaca que va a mirar cualquier cosa estaríamos ante otra gran película de Shyamalan.

En lugar de eso tenemos un guión recubierto de agujeros, con un esqueleto endeble que trata temas interesantes de la forma más vaga posible. Abusa de elementos narrativos como el flash back de forma recurrente sin que aporten gran cosa. Vemos la escena de la esposa muriendo unas setecientas mil veces y no esta completa hasta el final ¿Qué propósito tiene esa repetición? Después de la segunda escena ya me he hartado. Ponla tras el prólogo, como un sueño de Graham y el espectador sabrá de que van hablando los personajes cuándo hagan referencia a ese hecho.

Es un desastre muy bien envuelto en una banda sonora impresionante y un montaje de sonido que muchas veces logra ser aterrador, todo ello junto a un Mel Gibson que ofrece una buena actuación para el personaje tan pobre que le dan.

Si queréis echarle un vistazo es posible que os guste, bastante gente he visto que es  de sus favoritas del director.

Señales [DVD]