Tercer evento al que acudo en mi vida y es una experiencia que recomiendo, sobre todo con amigos, pero consta de multitud de fallos que deberían subsanar y llevan años repitiendo. Esto se ve por los comentarios y por mi propia experiencia, lo que vi en este evento y lo que he leído de gente que ha acudido a más a lo largo de los años me demuestra que la organización, no solo del Heroes Manga, se dedica a repetir esquemas una y otra vez porque les sale rentable.

En primer lugar no considero un precio justo ni ajustado, una entrada diaria por 15€ para la clase de evento que se presenta aquí me resulta vergonzoso. Se ha repetido mucho pero estas pagando por entrar en una tienda que ya de por si es cara. Puede que hace diez, quince o veinte años los productos que aquí se pueden conseguir fueran muy difícil de encontrar en otros lugares, pero hoy día no.

De la multitud de puestos que había, seis vendían Funkos. Me gusta la marca, yo tengo muchos, pero considero exagerado que en un evento Manga, la mayor parte del terreno se lo coman los Funkos con un precio que es para reírse en la cara del que los ha marcado. Recordando las palabras de un amigo: “Los encuentro mucho más baratos en internet”.  Esto se contagia a las figuras. Había multitud de figuras de Dragon Ball, Sword Art Online y One Piece, entre otras muchas, y todas ellas a un precio bastante ridículo.

Pensaréis que me quejo del precio porque no he podido comprar ninguna y tengo envidia. Si compre, dos figuras que me gustaron mucho por diseño, de una serie que ni papa de ella, pero tenían un precio que consideraba justo. Y es que hoy día pedir 35€ por una figura que yo he podido comprar por 8€ es abusar. Puede que estos precios se deban a que la organización los exprime para poder estar ahí, no me extrañaría, pero sigue siendo absurdo.

El otro problema relacionado con estos puestos es la nula relación con el evento en si. Había una sección de Fortnite, llena, otra de XBox y los puestos que iban desde camisetas de temática friki, los Funkos, hasta dos tiendas la mar de majas para comprar vestuario Steampunk o varitas de Harry Potter entre otras cosas. ¿Veis ya el problema? Por muy interesante que pueda ser esa camiseta de Rick y Morty, tiene entre poco y nada que ver con el Manga.

La mayor relación con el evento, dejando fuera las exposiciones, fue la sección de comida que tenía numerosos puestos de comida japonesa, y las zonas para hacer Aikido y demás ejercicios. Esto no llegaría al 20% de la superficie.

Luego el tema invitados, sé que montar este tipo de eventos es complicado pero juraría que en España tiene que haber más Youtubers de éxito que tengan mayor relación con Japón, que el invitado, que no dejaba de ser un jugador para la sección de Fortnite. Podrían haber invitado a AlexElCapo, su canal es de Gaming también pero tiene el aliciente que le gusta muchísimo la cultura japonesa. Puestos a invitar Youtubers, invita gente que tenga relación. En ese aspecto me pareció muy pobre. La ComicCon del año pasado la visite muy pocas horas y aun así me lleve a casa la experiencia de haber visto a Lena Headey.

Una organización muy pobre, muy poca relación con el núcleo del evento, una entrada excesivamente cara para lo que ofrecía y una sensación constante de haber pagado por ir a una tienda mal iluminada.

Pero entonces llega la mejor parte de mis visitas al IFEMA: La sección de artistas. Estoy convencido que la mitad del día que estuve allí se la merendó la diminuta (Ojala en próximos eventos aumente) sección de artistas. Dibujantes que llevan con toda su ilusión sus trabajos para venderlos a un precio que muchas veces me parece ridículo para lo maravillosos que son.

Me deje buena parte del dinero que llevaba allí, y solo me arrepiento de no haber comprado algo a cada dibujante, porque todos se merecían una porción de mi por el maravilloso trabajo que allí plasmaban. Solo lamento no haber conseguido tarjetas de todos, es algo que voy a tener muy presente en próximas ocasiones.

Es un gustazo acercarte y escuchar a la amiga con la que vas: ¡Qué bonito! y ver la cara de ilusión que se le marca a la artista cuando lo escucha. Pero la mejor anécdota de este tipo que tuve fue cuando compre un dibujo espectacular de una chica con un león. No podía no comprarlo, era increíble. Y así se lo hice saber a la dibujante, Verónica Rufo, cuando se lo pedí. La cara que puso, solo por esa cara tendría que haberle comprado toda la tienda. Resultó que ese dibujo que me había enamorado, era un original suyo, incluso me enseñó el original dibujado a rotulador y era espectacular.

Lo único que lamento de ser daltónico es que estoy seguro que se ve aun mejor con unos ojos bien hechos.

Esta anécdota me recuerda una y otra vez que no se esta valorando en su justa medida a los dibujantes. Por favor, si acudís a estos eventos y veis un dibujo que os gusta, comentárselo a la dibujante, no creo que os muerda y seguro que le alegráis la tarde. O eso quiero pensar. Y ya que estoy, cuando pidáis commissiones, pensad muy bien que queréis, sed consientes de que es un trabajo laborioso y no sois únicos. Tened paciencia, os llegará. Y no me seáis capullos que he visto a muchos con el tema de los artistas, que sois clientes no esclavistas.

Concluyendo, que no me quiero enrollar demasiado. Merece la pena para quedar con amigos y por la sección de artistas. Tiene mucho que mejorar, o bajan el precio a las entradas o mejoran el evento con invitados y mayor cantidad de actividades y puestos mejor pensados, que no parezca que vas solo a tirar el dinero.

Dicho todo esto, estoy deseando que llegue la próxima para comprar más dibujos.