¿Cuántos meses han transcurrido desde la última entrada? Unos pocos, lamentablemente.  He tenido un parón grave de escribir, que no a nivel creativo como comprobaréis en la próxima entrada de cara al NaNoWriMo.  Pero hoy no estoy para hacerme publicidad a mi mismo sobre este mismo blog. Hoy vengo a dar un premio muy jugoso, dos en realidad, el maravilloso libro de “La chica descalza en la colina de los arándanos” y una ilustración de Lunnely sobre el relato ganador.

Os preguntaréis ¿Premio? ¿De qué? Es normal, no he sido el mejor dando promoción a la antología. Pero hablamos de mi querido proyecto sobre dinosaurios y vaqueros, que terminó la recepción de relatos el pasado día 2 de octubre, y tras más de dos semanas es tiempo de dar el veredicto ¿Quién se llevará el millón de euros? Nadie, pero el libro y la ilustración se las lleva:

White Falls de Isabel Pedrero

White Falls nos lleva a un pueblo típico de cualquier película de John Ford. Un pueblo que sufre el acoso de Utaraptores. Es un relato maravilloso. La atmósfera, los personajes, la ambientación, todo nos recrea a la perfección el salvaje Oeste, y lo bien integrados que están los dinosaurios en este mundo. Fue leer sus primeros párrafos y quedar rendido a sus pies.  No diré más, pues con historias cortas no me gusta contar nada para que la gente lo descubra por si misma.

Solo queda darle un enorme aplauso a Isabel por esta maravillosa historia, que es justo lo que imaginaba cuando cree este concurso de relatos.


Pero no solo hablaremos de la ganadora en esta entrada. Para no quedar algo tan vacío y pobre, hablemos del otro concursante. Si, fue una lástima no hubo demasiada participación, pero también pedí algo poco común y muy especifico. Ya veremos en el futuro.

Sin más os hablaré un poco de:

Caza al Cazador de Arturo Urbanos

Si White Falls nos llevaba al típico Western, Caza al Cazador retuerce la idea y se acerca más a Firefly, llevándonos a un futuro lejano donde algunas colonias humanas han decidido prescindir de la tecnología y vivir como en su añorado pasado en las calurosas tierras de Arizona, Texas o California. En esta historia de ciencia ficción seguiremos a alguien contratado para atrapar un dinosaurio fugado de un laboratorio. Arturo nos da algo que no esperaríamos, utiliza el ambiente colocándole sus propios elementos y estilo, creando una atmósfera muy única que exuda su personalidad como escritor.

Al igual que con el caso de White Falls, no quiero hablar de Caza al Cazador pues ambas obras se merecen una lectura en limpio, sin que nadie las destripe antes de tiempo.


Aquí terminamos. Me habría gustado recibir más historias como estas y disfrutar de los diferentes puntos de vista de los escritores para abordar esta idea, pero me doy por muy satisfecho con estas dos obras. Sus autores han hecho algo maravilloso volcándose en estas historias, y yo os animo a seguirlos pues merecen la pena.

Dicho esto, felicitadlos pues se estarán enterando del resultado al mismo tiempo que vosotros.

Sin más, me despido hasta el próximo artículo en relación a mis proyectos para este próximo NaNo, que no son pocos, porque lo de decidir lo llevo mal.