Gracias And now for something completely MADAFAKA!!! de no ser por vosotros me habría cortado las venas antes de los primeros tres minutos de está película. Por suerte la vi con los comentarios “del director” para poder disfrutarla un poco.

Esto es malo, pero malo a tantos niveles que me extraña que no haya producido una singularidad que absorbiera el planeta. No solo a nivel de adaptación, podemos tolerar una mala adaptación si es una buena película, Doom como adaptación es regular pero al menos es entretenida. Aquí ni eso, esto es Al salir de clase conoce Crepúsculo, Matrix, El Señor de los Anillos y Avatar La Leyenda de Aang.  Copia ideas, conceptos y tomas enteras sin rubor alguno, y lo hace mal.

El director, o el guionista, o el encargado de los cafés, me da igual quien tomase las decisiones aquí, no tienen ni idea de hacer una película. He visto películas de Antena 3 a las cuatro de la tarde más interesantes que esta abominación del averno. Hasta Crepúsculo tiene cosas más divertidas (No intencionadamente, claro esta). Aquí tienes suerte si no se te caen las corneas antes de que termine el prologo.

Si tu fortaleza es superior a la de un Namekiano y has pasado el tortuoso paseo por un prólogo, que no explica nada y se salta a la torera toda la historia del Manga original, llegarás a Goku. Espera, vamos primero con ese prólogo tan maravilloso. Un minuto de imágenes y narrador profundo que te saca una historia de bien contra mal, con una antigua orden inmolándose para contener al mal (Piccolo) y separarlo de Ozaru, su mano derecha. Y pasan veinte mil años, o dos mil, o dieciocho, porque aquí va según quiere el guionista.

Un minuto. Un solo minuto y ya se han llevado por delante toda la historia. Y aun no hemos llegado a ver a Goku.

Porque dicen que es Goku, que yo veo a Edward Cullen pero con un actor aun peor (Mira que era difícil de superar esa cara de muerto) cuya concepción de la intensidad es poner cara de estar estreñido. Dos caras: estreñido y pánfilo. Un gran abanico emocional, digno de un Oscar.

Ver a Goku entrenar con su abuelo Goham (el abuelo con perilla para ser molón) encima de un tendedero dan ganas de ver Scary Movie para ver coreografías de pelea bien hechas. Si, ahí está el nivel de Dragon Ball… Usa pantalla verde para tomas que se solucionan con cable, abusa de la cámara lenta con el mantra de que todo es más bonito y épico a cámara lenta. Y no, el sudor no es bonito a cámara lenta.

Al menos tenemos algo de acción, da pena verla pero parece que van a ir al grano y…

CREPÚSCULO.

Vemos que Goku no solo no tiene rabo (El peludo malpensados), encima va al instituto y es acosado. Goku, el ser que puede destruir una montaña de un estornudo, es acosado en el instituto por el grupo menos intimidante de la historia de la humanidad. Me daría más miedo que me amenazase Woody Allen.

¿Y por qué va al instituto? A Goku solo le importa ser el más fuerte y enfrentarse a los más fuertes. ¿Para qué quiere tener la ESO? Fácil, Crepúsculo arrasó en taquilla un año antes.

Ya esta. Por eso Goku parece Edward Cullen. Por eso Goku va al instituto. Y por eso Goku está enamorado de Chi Chi.

Se nota que les interesaba la historia original.

Vemos a Piccolo… Dios mio. ¿Por qué? Esto ya es a mala intención. Le han pegado las antenas a Piccolo, no vayamos a pensar que es de otro planeta. Es verde, pero las antenas es demasiado. Y porque dicen que es Piccolo, a mi me dicen que es Darth Vader y me lo creo porque hace lo mismo. Se pasea en la oscuridad, se muestra intimidante y hace cosas raras con las manos. Al menos Mai es entretenida de ver (Elegid vosotros porque Mai es lo único bueno).

Vamos a cortar por lo sano eliminando la “seducción” de Chi Chi y Goku, la fiesta, ese combate épico (NO) entre Goku y los matones que acaba con un coche explotando porque… lo ponía en el guión. Pasemos a Goham muerto, Goku vengando su muerte y buscando a Muten Roshi. Por aquí tenemos el plagio descarado a El Señor de los Anillos, ahora las bolas de dragón generan premoniciones del mal en plan anillo único. No había sido suficiente el Piccolo Vader, teníamos que copiar más cosas.

Aparece Bulma de la nada, con un único mechón azul porque era demasiado estrafalario que tuviera todo el pelo azul en una película tan adulta. Se les olvido que Piccolo lo habían puesto verde.

Antes de seguir tengo que pararme en un segundo de esa pelea contra los abusones. Goku se desliza sobre un coche. Sobre la cabeza. Sobre su pelo. No hay más preguntas, señoría.

Escena para ver que Goku come mucho. Viene y se va. Por fin vemos a Duende Tortuga y… ¿Por qué? Eres un buen actor Chow Yun-Fat ¿Qué haces aquí?

El ridículo, porque era consciente de que esto era una abominación y paso de actuar. Es la versión del Todo a Cien de Muten, descafeinada y sin gracia. Encima le han puesto digitalmente los ojos azules y se cargan la poca expresividad que trataba de actuar el hombre.

Hablamos un rato. Plagiamos Matrix de forma bochornosa, copiamos La Comunidad del Anillo (Otra vez) y ya esta. Vamos a entrenar a Goku. Goku se carga de un montón de trastos y a correr. Termino el entrenamiento. ¿A qué vamos rápidos? No, esto va demasiado lento aunque dure segundos.

Volvemos a ver a Chi Chi, para que no nos olvidemos que Dragon Ball era y es una historia de amor. Otro entrenamiento. Caen. Trampa.

Yamcha.

Bueno… Dicen que es Yamcha, pero podría ser cualquier ratero de los que pululan por las carreteras de España. Un cani, rubio y con menos luces que un cuarto oscuro. No se puede ser más tonto. Actúa como un ladrón (Cómo en el original, AL FIN) con un plan maestro. Escava un agujero enorme en mitad de ninguna parte y espera a que alguien se caiga. No nos cuenta que pasa antes de que lo veamos en pantalla pero intuyo que Yamcha lleva unos cuántos años mirando la trampa mientras le crecen las telarañas. Es un genio de la estrategia. ¿Quién va a ir por medio de un desierto? Pon el agujero en medio de una carretera secundaria que pasaran más coches, garrulo.

Yamcha les coacciona para que le paguen y una escena después son amigos.  No tenemos tiempo para evoluciones ni talento para ejecutarlas así que vamos a golpe de cambio de escena para ahorrarnos todo eso.

Consiguen otra bola. A Goku le enseñan el Kame Hame Ha (Diría Onda Vital pero yo estoy viendo Dragon Ball en castellano y aun no han dicho Onda Vital, debe ser de Dragon Ball Z) a base de promesa de sexo y Mai les roba todas las bolas porque son unos genios.

Aquí tenemos un cameo de Ernie Hudson y mi amor por Cazafantasmas sufre. El pobre debía tener facturas por pagar.

Volemos en un HUMMER, literalmente, a por Piccolo antes de que invoque al dragón.

Los peores efectos especiales aparecen aquí. Plagios descarados a La Leyenda de Aang con control del aire  incluido. Peleas… Oh, espera, que no hay. Unas recreaciones digitales dignas del Paint y unos decorados del mejor cartón piedra de Almeria. Muten muere a manos de Goku en modo bicho genérico digital. Goku se estriñe y vuelve a su cara de panfilo. Piccolo y Goku se lanzan gases de colores. Piccolo cae malherido, Goku le deja tranquilo porque es muy majo y quiere una secuela.

Resucitan a Muten usando las bolas y vemos un dragón europeo que no habla (Bravo, todo lo que podrían cambiar lo han cambiado).

Escena post-créditos para enseñarnos que Piccolo sigue vivo.

FIN.

¿Parece un artículo extraño que no explica bien lo que ocurre en la película? Bien, la película es igual. Ocurren las cosas porque si, porque lo pone en el guión. Dura una hora veinte y parece una eternidad. No aprovechan ese tiempo para nada. Lanzan una escena tras otra pero no hay evolución. Goku no aprende humildad, se la fuerzan a base de que el guionista quiere. Chi Chi se enamora de él porque esto es Crepúsculo y es bonito que un tipo raro te vigile desde la esquina. Piccolo busca las bolas de dragón porque lo pone en el guión, no las necesita, puede destruir pueblos con la mente.

Los efectos especiales son atroces, un insulto incluso para la serie Z.  Esto no es Dragon Ball, es un burdo intento de capitalizar el éxito reciente de Crepúsculo utilizando una IP que saben que cuenta con una base de seguidores importante. No hay pasión, ni interés. Aquí lo raro es que veamos el más mínimo atisbo de algo parecido a cine. Es un desastre.

Lo digo en serio, de no ser por los comentarios Madafakeros no habría visto esta película hasta el final. Es más, había secciones que apartaba la mirada y escuchaba los comentarios porque daba tanta vergüenza ajena que me era imposible mirar.

No la veáis.

Y si queréis verla que sea bajo la influencia de vuestros amigos, el alcohol, las drogas o todo lo anterior mezclado.

Yo me quedo con la obra original de Akira.

Aquí podéis haceros con ella si aun no la tenéis en vuestra biblioteca.

Dragonball Evolution [DVD]