Basada en la internacionalmente aclamada saga de ciencia ficción, “GHOST IN THE SHELL” narra la historia de the Major, un híbrido cyborg-humano femenino único en su especie, de operaciones especiales, que dirige un grupo operativo de élite llamado Sección 9. Consagrada a detener a los extremistas y criminales más peligrosos, la Sección 9 se enfrenta a un enemigo cuyo objetivo principal consiste en anular los avances de Hanka Robotic en el campo de la ciber-tecnología.

Ya deje una crítica sin destripar nada hace unos meses, creo que ha pasado el tiempo suficiente para poder decir todo lo que tengo que decir sin preocuparme de chafar la experiencia a nadie. Es un nuevo formato de entradas para los estrenos, una libre de spoiler nada más verla y otra más extensa y entrando en detalles de la trama, que espero os guste.

Empezaré diciendo que Ghost in the Shell no es perfecta. En mi opinión le falta algo de metraje, en especial en ese lapso de un año que hay entre el prologo y la primera misión. La original no necesitaba nada de esto, empezaba in media res y te soltaba la información según le iba conviniendo. El problema es que esto es una adaptación, y una occidental para más inri, no puedes confiar en que tú público vaya a aceptar todo a base de diálogos y de mensaje implícito.

Me estoy refiriendo al trauma de la Mayor, tras sufrir un atentado y heridas mortales han transferido su mente a una maquina. Las implicaciones morales, éticas y legales dan para una película sola cada una, pero apenas se ahonda en lo que supuso para la Mayor este cambio, ni como se adaptó a su nuevo cuerpo. Nos dan pinceladas rápidas, algún dialogo y Scarlet Johanson se encarga del resto, pero en mi opinión le convenía bastante un par de escenas más sobre su adaptación para familiarnos con ella y el trauma tan único que presenta la película.

El otro problema que le veo ya lo comenté en su momento y es lo artificial que resultan algunos diálogos. No son malos diálogos, pero si están introducidos de manera torpe. Lo curioso es que son muy similares a los dilemas y discusiones que se planteaban en el original, pero creo que encajaban más con los personajes del anime que con estos. Esto es una percepción personal y puedo equivocarme, pero notaba que el Batou de 1995 y 2004 si podía tener este tipo de diálogos de forma natural por como era, su tono y como lo veíamos.   Sin embargo, paradojicamente, la nueva me muestra personajes mucho más humanos siento la conexión que pueden tener los unos con los otros de una manera más intima. Es difícil de explicar esta sensación, puede ser simplemente que acepte mejor que en un anime se pongan a hablar de las implicaciones filosóficas del alma de una máquina sin venir a cuento que en una película de acción real.

Paso ahora a un tema peliagudo que muchos pueden considerarlo un fallo y yo, sin embargo, lo encuentro aceptable: los cambios. En primer lugar agradezco de todo corazón que no hicieran un copia y pega cutre y sin alma, para ver el original, me pongo el original; si he venido a ver tu versión quiero ver lo que me puedes ofrecer. En este aspecto creo que la película cumple y además adapta el mensaje de una manera muy natural e inteligente.

La complejidad abstracta ha sido reducida y condensada a algo más tangible. Algo comprensible por el público generalista, y me parece bien. Es lógico que una productora quiera alcanzar al máximo público posible, y no creo que los temas tratados en GitS sean los más fáciles de entender a la primera. Es más, yo mismo tengo problemas a veces para asimilar todo su discurso y eso que yo voy a analizar que me quiere decir.

Por eso me parece bastante normal que quisieran aligerar toda la carga filosófica, que no destrozarla ni borrarla. Sigue ahí, pero la han adaptado para una comprensión más rápida y sencilla. Me parece muy inteligente que cambiaran el enfoque frío y cerebral por uno más emocional. Aquí el espectador no ve el mensaje como si estuviera teniendo una charla de filosofía con la película; el espectador lo siente. Nosotros sentimos de manera visceral todo el viaje de la Mayor, y por tanto nos involucramos más en el mensaje último.

Han cambiado la evolución de la IA y las máquinas por una historia sobre la individualidad, la libertad y el derecho a ser nosotros mismos. La Mayor es un cerebro en el cuerpo de una maquina ¿Cómo se siente? ¿Cómo la sienten los demás? ¿Es humana? ¿Es una maquina? Todo eso está ahí y nos muestran los problemas que esta pasando para adaptarse, no se siente conectada a nada. No paran de repetir que es única, que es el futuro de la humanidad y eso la hunde más y con razón porque le estas recordando que es distinta, que no hay nada ni nadie en la faz de la Tierra como ella. Se siente la soledad que la va envolviendo poco a poco hasta el punto de que contrata a una ¿prostituta? solo para poder tener un contacto físico con alguien, algo que la ate al mundo y a la humanidad. Una lástima que se cortase parte de la escena, pero sigue siendo muy poderosa.

Se nos repite tanto esta soledad de tantas formas distintas que cuándo se enfrenta al villano entendemos perfectamente porque no puede hacer nada contra él. De pronto ha visto una luz a su pasado, y más importante, un ancla al mundo. Era lo que llevaba buscando desde que nació como Mayor, algo que la atase a los demás y no sentirse aislada.

Aquí vendría algo curioso que no acabo de calificar si como genialidad o escusa para tener a Scarlet Johanson de protagonista, y es que Motoko es japonesa, el cerebro de la mayor es de una mujer japonesa, pero la carcasa tiene rasgos occidentales. Sigue sin explicar porque la mayor parte de la plantilla es occidental pero bueno. Esta decisión acarrea varias escenas que a mi me parecen de lo mejor de la película. La escena de Motoko y la doctora, cuándo esta tiene que eliminarla y decide no hacerlo es muy fuerte, sentimos el amor que le tiene la doctora, ya sea como su creación o porque de verdad la considera algo suyo, parte de si misma y no puede matar a su propia hija.

Pero las mejores escenas son de Motoko con su madre. Me parecen maravillosas. No dicen nada y una es para explicar el pasado de Motoko, pero todo lo que bulle por debajo se siente. En especial en el cementerio, cuándo Motoko le dice a su madre que ya no tiene que volver a ir a ese sitio. No se han dicho nada, pero en sus miradas vemos que ambas saben quien es la otra y el amor que se tienen. Si tengo que escoger una escena de esta película me quedo con esa por lo mucho que transmite sin apenas dialogo.

Todos estos cambios también afectan al villano, ya no tenemos al marionetista (No tenemos una inteligencia artificial que toma conciencia de si misma), en su lugar tenemos a un villano que busca venganza, lo que sería la Mayor si el proceso de unir un cerebro a una máquina tuviera algún fallo. A esto me refería con lo de coger algo abstracto y condensarlo en algo emocional. Entendemos mucho más fácilmente a este villano porque lo comprendemos a un nivel emocional.

Es un subproducto desechable como llega a decir el director de la compañía, pero no lograron destruirlo y ahora vaga por la ciudad buscando su venganza, escondido y cargado de errores porque su cerebro rechaza su cuerpo. Uno tras otro va asesinando a todos los implicados en su transformación forzada.

Este es otro detalle que cambia, Motoko no se vuelve una máquina por voluntad propia o por un accidente (como la hacen creer), lo hace obligada, la compañía utiliza gente prescindible para arrancarles sus mentes y meterlas en máquinas. Son simples experimentos, y Motoko que salió bien acabo con un lavado de cerebro para que no lo recordase.

Tenemos una premisa clara y sencilla, un villano que esta asesinando a científicos. A mitad de trayecto tenemos un giro de guión que nos replantea la situación, si que es un asesino, pero los científicos no son tan inocentes. Terminas compadeciendote del “villano” y odiando al verdadero mal de la película que no es más que el típico ejecutivo ambicioso.

Me habría gustado que el villano de verdad  tuviera más implicación con el mensaje, que fuera una persona que quiere vivir eternamente pero antes desea perfeccionar el proceso y por eso creó a Motoko, para ver los fallos y pulirlos. Tal como esta ahora es demasiado tópico y de opereta.

Pasemos ahora al tema de los guiños con las películas originales. Veo pocos a Innocence, la Geisha y el perro, pero los de la primera fluyen por toda la cinta. Nunca en el mismo orden y tampoco con el mismo objetivo. No están copiando la escena, están usando parte de ella. La batalla contra el tanque araña por ejemplo guarda muchas similitudes a nivel visual, pero el paralelismo termina ahí. O terminar con la imagen de Motoko desapareciendo en caída libre, que era como empezaba la original. Son pequeñas perlas para el que las ha visto, pero no se siente como algo impostado o, en el peor de los casos, algo cortado y pegado encima, tiene su propia personalidad.

Otro ejemplo esta en el uso de la música, cuándo fabrican a Motoko se usa durante un segundo la música original, mientras sale del tanque cubierta de blanco. No se vuelve a usar ese tema, no se apoya en el original para mantenerse en pie.

Ya que hablo de la escena de construcción, es visualmente maravillosa. Es preciosa tanto en planos como en montaje, es mágica. Se siente como un nacimiento, algo cálido y vivo, no frío y artificial. Motoko es una máquina en muchos aspectos, pero con esta introducción sentimos que las máquinas están empezando a nacer, no a ser construidas. Me gusta más que la original, con eso os  digo todo.

Esto lo estoy escribiendo el mismo día que escribí la otra crítica, hace escasas horas que la he visto por lo que no sé como le irá en taquilla, y viendo las críticas actuales me temo lo peor, pero sería una lástima que fracasara. Es una película hecha con cariño y respetuosa con lo que adapta. No se ríe ni trata con condescendencia el material original como hacían Dragon Ball Evolution o Street Fighter. Se merece ser un éxito y dar un golpe de la mesa que demuestre que si las cosas se hacen bien, y desde el respeto, pueden salir grandes adaptaciones.

La conclusión es que deseo, dentro de unos años, echar la vista atrás y ver que Ghost in the Shell sea considerada la Ironman de las adaptaciones de anime. No es mucho pedir, creo yo.