El señor Wick ha vuelto. Con su búsqueda de venganza concluida, tratará de regresar a su vida  lejos del mundo que dejo atrás hace tantos años, pero alguien de su pasado volverá para recordarle que su regreso ha tenido consecuencias.

Estamos en unos años muy jugosos y agradecidos para los amantes de la acción pues nos llegan propuestas muy diversas y con una calidad envidiable. Ya sea la desfasada Fast and Furious 8, la divertida e inminente Kingsman 2, todas las propuestas del universo Marvel o la, que hoy nos ocupa, brutal y efectiva John Wick 2.

Hacer una secuela es algo muy complicado, más de lo que puede parecer a simple vista. Tendemos a pensar que al tener ya a los personajes es más sencillo continuar que hacer algo nuevo, pero ya hemos visto que hacer que funcione una continuación es bastante más difícil.

Por suerte John Wick es de esos casos en los que segundas partes si son buenas. No repite la estructura vista en la primera parte, incluso se permite respirar más a menudo. Amplia su universo y usa esas mismas normas que nos da a conocer para construir un nuevo argumento para poner a Wick en el centro de un huracán de violencia y sangre.

La primera parte nos daba pinceladas de unos mitos nuevos e intrigantes, esta los amplia y consolida. Nos da normas básicas de su funcionamiento y nos fascina a cada momento. El propio detonante de la trama es uno de esos elementos de cosecha propia.

Los guionistas han diseñado toda una sociedad que funciona por encima de la nuestra, de mafias, asesinos y todos los elementos que necesitan para funcionar. Todo ello con su propia estética única. Lo mejor es que no se nota algo impostado, cuándo dos asesinos entran a golpes en el Hotel Continental no te parece sacado de la manga que se detengan, sientes el inmenso poder que tienen los directores del Continental para mantener el lugar como un entorno neutral dónde no se puede “trabajar”.

Keanu Reeves repite en su papel protagonista y cumpliendo con creces pues se nota en cada fotograma el esfuerzo y las ganas que le dedica al personaje. Las escenas de acción son un recital de buen hacer y con unas coreografías que duele verlas. Me explicó, últimamente veo coreografiáis increíbles en escenas de acción pero que parecen justamente eso: Coreografías. En John Wick 2 queda más enmascarado pues sientes cada golpe. Son luchas que duelen, transmiten el cansancio de los personajes. Me recuerda mucho a las escenas de acción de Daredevil dónde se tiene en cuenta hasta el agotamiento mental y físico.

Y sin entrar en más detalles no puedo más que recomendaros encarecidamente ver esta saga si os gusta la acción. Es muy sencilla pero también sincera, sabe lo que quiere contar y lo cuenta con muy buena mano. Aunque no le vendría mal que le echarán un ojo al ritmo.