Bienvenido al futuro. La guerra biológica ha diezmado la población en la Tierra. Los Ángeles es ahora una ciudad fantasma. Robert Neville preparó una vacuna que le inmunizó justo antes de que la plaga asolara el mundo. Ahora, Robert recorre las calles desiertas durante el día, encerrándose en su refugio al ponerse el sol, cuando los otros “habitantes” emergen.

¿Cómo puedes cargarte tanto el mensaje final de una obra? El último hombre… vivo es una película entretenida, tiene un ritmo envidiable que hace que no te des cuenta del paso del tiempo, con detalles muy acertados a la hora de adaptar Soy Leyenda pero cargandose en el proceso no solo ese mágnifico final, también la ambiguedad moral de todos. Soy leyenda nos mostraba un mundo dónde nadie tenía toda la razón ni era un monstruo en su totalidad.

Neville había actuado por pura supervivencia, al igual que los vampiros vivientes. Sus actos eran atroces desde la otra perspectiva pero no lo hicieron con malicia, solo querían sobrevivir. Esa era la fuerza del libro, descubrir que nadie estaba libre de sangre en sus manos, ni siquiera Neville.

La película en cambió no quiere ni acercarse a ese lugar tan bien cimentado por Richard Matheson, huye de él como si le fuera a contagiar la peste solo por husmear cerca. No solo crea un villano para Neville de manera innecesaria, es que encima lo construyen mal. Los infectados, la familia, son un atajo de incompetentes hipócritas que van cambiando su forma de pensar y mentalidad según les conviene.

Tenemos una secta que acepta su enfermedad como si fuera un castigo divino y al mismo tiempo un regalo; creen que toda tecnología es intrínsecamente malvada y aun así usan arcos, lanzas, fuego, catapultas, ganchos, gasolina. Si, son muy contrarios a la tecnología y la detestan y por eso la están usando de manera continua a lo largo de toda la cinta para poder crear un enemigo para Neville que diera algo de lucha pues quedaría bastante mal tener a Heston disparando a todos sin que les de una sola oportunidad. Era más fácil hacer que fueran inmunes a las balas como en el libro y al mismo tiempo mantener esa idea sectaria pero se ve que el guionista estaba vago ese día.

Pero aceptemos a la familia, es una adaptación y como tal necesita cambios. Pero ¿por qué tenían que destruir por completo el final y escupir a la cara ese mensaje mesiánico convirtiendo en un salvador a Neville? ¿No entendieron el libro? ¿Se lo leyeron a caso?

Imagino que Heston no iba a permitir que su personaje tuviera ese aura de malignidad demoníaca que le atribuían los vampiros ni dejar un ápice de duda sobre su heroísmo, aunque la versión de Vincent Price caía en el mismo error y la de Smith igual. No parecen interesados en el verdadero final, al menos en lo que a productores se refiere (Ya hablaremos del final alternativo de la versión de Will Smith).

Pasando por alto estos puntos, muy negativos, tengo que admitir que esta película tiene bastantes aciertos y cosas muy interesantes. Heston es un actor con carisma y sabe llevar sobre sus hombros cualquier cosa que le echen encima. Verle hablar solo como si estuviera rodeado de gente, escuchando teléfonos sonar sin parar porque su cerebro no acepta la soledad o como se ha creado una rutina que le mantiene en movimiento vistiéndose de forma elegante un día a la semana.

La idea de soledad y aislamiento se transmite muy bien en el primer tercio de la película. De verdad sentimos la frustración de Neville y como se dedica a vivir en una ciudad muerta para soportar el aislamiento yendo al cine o a “comprar” ropa o un coche nuevo.

Es ese primer tercio el que más se ha ganado mi cariño pues es una versión acelerada del libro con un final más o menos fiel al mismo, con Neville a punto de ser ejecutado por la familia.

A partir de ese punto la película vira por completo, hay supervivientes, Neville encuentra una pareja, una cura a la enfermedad. Se convierte en una película más típica, una aventura apocalíptica con un final esperanzador en el que la humanidad puede llegar a curarse y resurgir de sus cenizas.

Con razón no me gusta este final. En otra película lo habría aceptado sin reparos pues me gustan esos finales en esta clase de cine más inocente y naif. Pero con una adaptación de Soy leyenda  no, es como adaptar Harry Potter y hacer que Voldemort se entregue pacíficamente y Harry de un golpe de Estado, no es ni remotamente parecido al original y va contra lo que se quería contar en el libro.

Sin embargo no puedo decir que haya sido una mala experiencia, ni mucho menos. Ha sido una película muy agradable de ver y con razón se puede considerar parte de los clásicos de ciencia ficción de Heston junto al Planeta de los Simios y Soylent Green, se lo gana a pulso aunque no llegue a la altura de la primera ni de rebote.

Un entretenimiento sin pretensiones más allá de hacernos pasar un buen rato, que sería mejor valorada si no estuviera a la sombra del libro.