Un soldado de exploración, y ladrón de tumbas, encuentra una tumba egipcia en Irak. Pronto descubrirán que la construcción no era una tumba, era una prisión para contener al mal.

Esta película podría haber salido muy bien, tiene todos los ingredientes para que salga una cinta explosiva llena de cosas interesantes. En cambió tenemos unos personajes que no llevan a nada, unas relaciones que no me creo y un equipo de producción que se dedica a rapiñar ideas de producciones con más personalidad.

La misma premisa es interesante, la hija de un faraón que estaba destinada a gobernar y tenía las habilidades y el poder para hacerlo, pero le arrebatan el puesto porque nace un heredero varón (Todo el mundo sabe que tener pene te prepara para todo). Ella enloquece y hace un trato con Seth para obtener el poder que le han arrebatado. La detienen antes de que haga una locura, como destruir el mundo, y la encierran. En la actualidad nuestro “héroe” la encuentra y la libera porque le sobra cuarto y mitad de neuronas que no usa.

Esto lleva a descubrir una sociedad secreta que se encarga de destruir EL MAL™ y esta dirigido por el doctor Henry Jekyll. Si, ese Jekyll. ¿Explicar como vive eternamente? No hace falta. ¿Explicar porque cree que el mal es una entidad extracorporea que, al igual que una enfermedad, pudre el alma? No da tiempo. Sobre todo porque va en contra de la historia de Jekyll y Hyde que dejaba muy claro que bondad y maldad son intrínsecos al ser humano y no podemos existir la una sin la otra. Jekyll necesitaba la maldad de Hyde en su interior para seguir siendo puro. Pero aceptamos barco como animal de compañía.

En la escena que descubrimos a Jekyll tenemos un vistazo al universo compartido que la Universal quiere montar en torno a sus monstruos. No digo que vemos porque me hizo ilusión encontrarme tantos detalles y reconocerlos.

No desvelaré más por si queréis verla, se deja ver, no es Victor Frankenstein esto al menos es entretenido. Y si, la compraré cuándo la vea a buen precio.

El mayor problema que le veo a esta película son sus personajes. No llego a conocerlos, ni empatizo con ninguno (A lo mejor con Hyde porque me hace gracia). El personaje de Tom Cruise se nos presenta como un ladrón de tumbas sin escrupulos y un mentiroso compulsivo que solo busca su propio beneficio. Te lo compró desde ya, es un personaje interesante, tipo Han Solo, y seguro que veremos un arco interesante de como va cambiando y… Ah, no. No hay cambio. Es Han Solo en Una Nueva Esperanza y en El Retorno del Jedi, a la vez. No tiene ningún sentido. No puedes presentarme a un personaje así, y al mismo tiempo hacer que se preocupe constantemente por su interés amoroso.

Interés amoroso porque lo dicen ellos, ni una pizca de química, la actriz lo intenta pero el personaje es una amalgama de clichés rancios y tópicos tirados a bulto. Intentan construir algo como Lara Croft pero en su lugar tenemos a una damisela en apuros que no para de ser rescatada y que cuándo intenta hacer algo es para reírse de ella o es una estupidez. Ni siquiera tiene una construcción solida con el personaje de Cruise, su relación se basa en una noche de sexo fuera de plano.

Creo que el mayor problema esta en Tom Cruise, no me extrañaría nada que las partes bondadosas y todo lo relativo a la relación  amorosa fueran impuestas por Tom Cruise para no ser tan malo. Cuándo, en mi opinión, habría sido mucho más interesante tener un personaje egoísta y que solo piensa en si mismo. El mismo clímax habría pasado de ser un tópico aburrido como una casa a algo original que no se ha visto mucho por este tipo de producción. Porque ni con todo su carisma, Cruise logra arrastrar un personaje tan mal llevado.

Esto sin contar lo desaprovechado que esta Russell Crowe y su personaje que parece Samuel L. Jackson en Iron Man 2 pero en soso.

Y añadiendo la barato que ha sido el copiar la subtrama de Un Hombre Lobo Américano en Londres con el amigo muerto del protagonista apareciendo de vez en cuándo como alivio cómico y tirando piezas del argumento que ya teníamos y no necesitábamos que las repitiesen.

Al final lo mejor de la película son todas las escenas de Sofie Boutella, tanto la historia de origen como hija de un faraón y entrenada desde niña para sucederle, como todas las secuencias como Momia. Os seré sincero, tiene una escena en la que aun esta medio descompuesta en la que tienta al protagonista y mirad, adiós al mundo, me voy a con ella y que haga lo que le dé la gana. Es que al final es el único personaje con el que llegó a empatizar y comprender.

Conclusión: Vedla por Sofie Boutella.

Y si queréis la compráis por aquí:

La Momia [Blu-ray]