De pronto gran parte de la población comienza a actuar de forma errática y provocando su propia muerte. Una ola de suicidios masivos asola Estados Unidos. Un profesor deberá huir de las  ciudades temiendo un ataque terrorista. La realidad, sin embargo, podría ser mucho peor.

Shyamalan tiene dos de mis películas favoritas en su filmografía. El Bosque y El Protegido me parecen obras de arte muy infravaloradas, la primera por considerarla cursi y la segunda por ser demasiado fría según el público.

Este dato lo comparto para que no se piense que me gusta odiar sin más al director. Es más, hace más injustificable sus trabajos más lamentables (Señales, El Incidente, La Trampa del Mal) porque ha demostrado saber escribir. Los diálogos de El Bosque me resultan emotivos y en El Protegido no podía dejar de escuchar los soliloquios de Samuel L. Jackson. Ambas tenían personajes interesantes que actuaban de una forma coherente a la que me habían mostrado y nunca caían en la sobre-explicación.

El Incidente en cambio es torpe en tantos aspectos que me sorprende que nadie se diera cuenta a mitad del rodaje y llamara la atención sobre ellos.  Empieza con una gran premisa y tiene momentos con mucha fuerza. Todas las escenas que implican los suicidios son creativas y crudas, no te las enmascara y mucho menos las dulcifica para hacerlas menor horrendas. El resto de la película es completamente olvidable, a excepción de los momentos surrealistas, pero el principio por ejemplo se me quedó grabado, los hombres saltando de la azotea, los ahorcados de los árboles, tiene momentos muy potentes y muy bien dirigidos.

Es curioso que dichos momentos sean mudos, no hay diálogos y no implican a personajes. Es curioso porque una de las escenas que tendría que haber sido la mejor de la película se va por el desagüe por culpa de involucrar un dialogo.  Me estoy refiriendo a la llamada de una madre a su hija mientras esta va sucumbiendo a la toxina y acaba suicidándose. Las frases y la actuación son tan horribles que me sacaban por completo de lo que debería ser un momento aterrador, es una madre que esta escuchando como su hija se suicida.

Para más inri al final meten al protagonista a decir: “Se escucha el viento” ¿No me digas, Sherlock? Acabo de escuchar una ventana romperse. Nunca habría sido capaz de imaginar que se ha tirado por ella y se ha estampado contra el suelo. De este tipo de frases explicativas la película esta llena.

En otra escena de tensión, cuándo el grupo de supervivientes se ha separado para mayor seguridad, el segundo grupo empieza a escuchar disparos, uno detrás de otro. El pánico se apodera de ellos, unos quieren ayudar, otros están aterrados porque no entienden nada, reacciones naturales de una situación que les sobrepasa. El problema llega cuándo el protagonista a voz en grito se pone a decir que es científico y tiene que hacer un experimento con variables para saber que ocurre. Todo para llegar a la conclusión de que son las plantas, algo que sería chocante pero como nos lo han dicho hace diez minutos pierde la gracia. Toda esa escena es una ridiculez a la altura de Transformers 4 y sus frases de: “Soy inventor”

Esto es una película: Muestra, no cuentes. Eliminamos el bochornoso dialogo del profesor y lo sustituimos por un rostro torcido por los nervios y la tensión y nos queda algo mucho más potente que nos muestra que es inteligente que es capaz de razonar en tensión. Con lo que hace Shyamalan me parece un imbecil que en momentos de pánico grita haciendose el importante.

Esa es otra, ¿Qué hace nuestro protagonista para que el resto le vean como el líder? Antes seguiría al botánico que se ha dado cuenta mucho antes de que el problema son las plantas. ¿Y por qué a nadie se le ocurre entrar en una tienda a por mascarillas? Aunque no sepas de donde proviene la toxina si sabes que es aérea.

Nadie se comporta como un ser humano normal. Hay un momento en que el mejor amigo de nuestro protagonista se pira a buscar a su mujer dejando a su hija con el protagonista y su mujer, y se atreve a amenazar a la mujer. Majo, el que la abandona eres tú, no tienes derecho a ir exigiendo.

Hablando de la mujer de nuestro protagonista (cómo veis es una película que te marca, no me acuerdo del nombre de nadie y la vi ayer), aquí meten una trama que no viene a cuento de nada, es meter por meter, de que la mujer puede tener una aventura. La clave es el puede, ella está en el filo de hacerlo o no. Yo sé que el componente humano es importante, más si se trata de cintas de supervivencia en grupo. Pero esto es ridículo, la actriz esta dirigida de manera horrenda, parece un muñeco de trapo y mirarla me produce inquietud, es como mirar una muñeca de porcelana. No tiene química con el protagonista, ni con nadie ya de paso, y su evolución va de, a lo mejor lo engaño porque si a no lo engaño porque si.

Dado que no la conozco, como no conozco a casi nadie en esta película, no puedo entender sus motivos ni comprender sus acciones así que todo queda como el camino brillante de una marioneta que debe pasar por los puntos que el guionista quiere mostrar. Y como el guionista aquí es un incompetente incluso los puntos que quiere tratar están diluidos.

Si llegados al final de la cinta la chica se pira al exterior y la oímos reír con la niña. Es muy coherente que alguien aterrado y que sabe que las plantas envían toxinas asesinas se dedique a pasear por el campo entre risotada y risotada. ¿Por qué hace esto? Fácil, el director necesita separarlos para su drama barato.

Mira que era sencillo, aprovechar la loca que sale de la nada para que hubiera encerrado a la mujer en la habitación y ya esta. En su lugar nos meten la excusa fácil que rompe el ambiente de peligro constante.

Es un completo desastre, igual que le pasaba a Señales, El Incidente no tiene claro que debe hacer. Actúa por inercia apoyándose en los puntos más “taquilleros”: Drama familiar, engaños, terroristas, histeria, escenas gore. Todo parece estudiado para arrasar en taquilla sin pensar que el drama familiar debe estar bien escrito, que los engaños tenemos que entenderlos, que el miedo a los terroristas no debe ser un chascarrillo recurrente, que la histeria no se lleva bien con una actuación pésima; pero el gore si que lo entiende y lo hace bastante bien.

Lo peor es que no tenemos a Mel Gibson que podía arrastrar un poco de la cinta a base de carisma y buen hacer. Mark Wahlberg lo intenta pero su personaje es tan demencial y esta tan mal dirigido que se hunde. En  la dirección de actores parece que Shyamalan haya aprendido de George Lucas, son igual de artificiales.

Al menos nos podemos quedar con escenas potentes. Si eliminamos el resto nos queda un corto bastante decente de como la naturaleza se dedica a asesinarnos como si de un cuerpo reaccionando a una infección se tratara.